Como tratar voces para cuñas de radio con Audacity II

banner

En la entrada anterior vimos algunos conceptos para el registro de las voces, si partimos de la base que tenemos una buena toma, mejorar la voz o adecuarla para la cuña, será un trabajo sencillo.

En el siguiente audio podemos apreciar una locución sin ningún tratamiento y en el podremos notar lo que decíamos antes sobre las condiciones de grabación, eso aunado al profesionalismo de la locutora por supuesto.

http://www.ivoox.com/audio-muestra-1_md_8936870_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Para comenzar el tratamiento del audio vamos a limpiar las respiraciones entre frases, en este audio en particular son muy pocas ya que la locutora es profesional, pero aún así veremos como hacerlo.

Limpiar el audio

quitar_respiracion

Seleccionamos el trozo de audio de la respiración o sonido indeseado y vamos a
“Efecto” “Amplificar” sin embargo haremos todo lo contrario a amplificar, vamos a silenciar el tramo llevando el deslizable hacia la izquierda, tal como se ve en la imagen. Luego repetimos el paso en cada trozo que necesitemos limpiar. Recuerden que con Ctrl+r repetimos el ultimo efecto utilizado.

Al terminar este proceso tendremos una señal limpia como puede verse en la siguiente imagen.

limpia

Ecualizar

El siguiente paso será ecualizar el sonido, los parámetros de ecualización varían según el timbre de voz del locutor, las condiciones de la toma etc etc.
Veamos como se ve afectada la locución si variamos determinadas frecuencias.

1- Algo que si podemos hacer siempre es bajar a cero las frecuencias desde los 60Hz hacia abajo. Esto hace mas clara la locución y evita una bola de sonido indeseada, sobre todo si se grabaron voces muy graves.

2- Si reducimos desde los 60Hz a los 200Hz estaremos adelgazando la voz o sea haciéndola menos grave, sobre todo al acercarnos a los 200Hz.

3- Si la voz suena muy delgada incrementa en el ecualizador las bandas cercanas a los 150Hz, esto nos hará ganar en graves.

4- Si la locución necesita mejorar su inteligibilidad aumenta a los 3Khz, con esto logramos una voz mas clara.

5- En cuñas necesitamos que la locución destaque lo mas posible, para que la voz tenga preponderancia sobre la musica de fondo sube el ecualizador a los 5Khz.

6- Si por el contrario la voz tiene demasiado brillo y presencia disminuye los 5Khz.

7- Si aumentamos de los 10Khz en adelante le añadiremos brillos de alta frecuencia a la voz, haciéndola mas aérea.

Con esto tenemos una base para saber como actúa el Ecualizador al variar ciertas frecuencias sobre la voz, debemos pues manipularlo según nuestras necesidades. Sin embargo podemos dar unos valores como base que puedes aplicar en casi cualquier grabación.

ecualizar

Vamos a “Efecto” “Ecualización..” usamos el modo “Ecualizador Gráfico” y vamos a setear algunos valores de la siguiente manera:
+ 2dB en los 200Hz
– 2 a 4 dB en los 350Hz
+4 a 6dB en los 2Khz
+2 a 3dB en los 5Khz
Finalmente como decíamos anteriormente bajamos a -30dB cualquier frecuencia por debajo de los 60Hz.

Estos valores podemos guardarlos como preset para ser usados en cualquier toma de voz en el futuro, recordemos que esta es una base.

Reverb

No me voy a extender mucho en este tema, básicamente el reverb llena espacio, le da mas presencia a la voz y disimula algunas cosas también, como chasquidos, clics cortos etc etc.
Para las voces en general y para las cuñas también se usan reverberaciones cortas, del tipo Plate. En la imagen siguiente vamos a ver el efecto de Reverb que incorpora el nuevo Audacity 2.0.6 bastante bueno, de todas maneras si usas versiones anteriores existen excelentes plugins como Gverb o Tap Reverberator

rever

La idea es que se note poco, mas bien al quitarlo, pero de todas formas queda a su gusto jugar incluso con una pista con reverb corto y otra idéntica con uno mas largo y un volumen en la pista bien bajo.

Compresión

Dejamos este apartado casi a lo ultimo ya que es el mas difícil quizás de comprender. No puedo dar valores exactos para la compresión, ni siquiera daré pautas hasta no haber comprendido de que se trata la compresión y como ya estoy cansado de escribir voy a citar a Xabier Blanco en algunos pasajes de su explicación, que seguramente lo expone mejor que yo.

Introducción: la dinámica de una señal

¿Qué es lo básico? Antes siquiera de hablar de compresión, debemos dejar claros algunos conceptos sobre la dinámica de una señal de audio; por “dinámica” entendemos las variaciones de nivel de una señal en el tiempo (una cantante de ópera que haga continuos crecendos y decrecendos tendrá una dinámica muy acusada; un pitido de silbato mantenido al mismo volumen no tendrá dinámica alguna).

· Nivel de ruido de fondo: este es el nivel donde encontramos el ruido de cinta y de línea, los ruidos eléctricos, etc.

· Nivel nominal: sería el nivel más apropiado para grabar tu señal de manera que haya una mínima distorsión (el momento en que la señal “pica” en el rojo; es decir, sobrepasa el umbral máximo admitido) y que el nivel de ruido de fondo sea superado.

· Relación señal-ruido: la distancia entre el nivel de ruido y el nivel nominal.

· Nivel máximo: se alcanza cuando la señal entrante comienza a distorsionar.

· Headroom: la diferencia entre el nivel nominal y el nivel máximo; es tu “zona de seguridad”, el último espacio que tienes antes de que suceda la distorsión.

· Rango dinámico: todo el nivel que puede ocupar la señal, desde el nivel de ruido hasta el nivel máximo.

La compresión

Ahora que hemos explicado estos conceptos elementales, podemos empezar a hablar de compresión. Supongamos que estas en tu estudio grabando unas tomas de sintetizadores, voces o instrumentos. Has ajustado un nivel adecuado para grabarlos, es decir, deberías estar cerca del nivel nominal (superando el ruido de fondo y cerca de la distorsión, pero sin tocarla). Esto es un escenario ideal, pero lo más normal es que, si prestas atención a tu indicador de señal, veas como se pone en el rojo alguna vez (distorsión).

Esto dependerá de la naturaleza de la fuente que estés grabando: por ejemplo, imagina que grabas una voz muy sentida, con momentos de murmullo y repentinas subidas de nivel. Es muy fácil que saltes al rojo en estas circunstancias. Podrías pensar “bueno, si estoy atento a los cambios de nivel, puedo anticiparme y subir y bajar el volumen de entrada cuando se requiera”… Has pensado bien, pero no eres del todo práctico: deja que te ayude un compresor.

Un compresor monitoriza la señal de entrada y actúa bajando el nivel cuando se alcanza la distorsión, o subiéndolo si la señal cae demasiado baja. Esta es la definición de andar por casa; para completarla, podemos decir que el compresor lee la señal de entrada, y luego, de acuerdo con el ratio de compresión que tú has configurado, reduce la señal que de otra manera distorsionaría. Esto te permite mantener la señal a un nivel manejable y grabable sin picos imprevistos.

Alto, ¿qué es eso del “ratio”? Es uno de los parámetros esenciales de un compresor. Pasamos a explicarte cuáles son los controles básicos de los compresores, y así irás descubriendo cómo funcionan

· Threshold: este es el nivel (en decibelios, dB) a partir del cual el compresor empieza a actuar. Para que entiendas cómo actúa, debemos hablar un momento de los niveles de una señal. Quédate con la idea de que un fader colocado en la marca de 0 dB está dejando pasar toda la señal “tal cual”, sin restarle o añadirle ganancia. Digamos que 0 dB se identifica con la imagen “real” del sonido que entra. Los valores positivos (+1 dB, +2 dB…) indican que estamos añadiendo ganancia a la señal original, y los negativos (-1 dB…) que estamos restándosela. Si ajustamos el threshold del compresor a -5 dB por ejemplo, le estamos diciendo que, cuando la señal entrante alcance ese nivel, empezará a ser comprimida. Por ello, cuanto mas bajemos el threshold, más comprimiremos la señal.

· Ratio: se da en valores de proporción, como 2:1, 3:1, 4:1, etc. Supongamos que colocas el ratio en 3:1. Lo que sucederá es que por cada vez que tu señal entrante supere en 3 dB al nivel de threshold, el compresor sólo permitirá que pase 1 dB de señal. Tu pensarás “de acuerdo, pero si está dejando pasar un decibelio cada vez, entonces sobrepasará de todos modos el nivel de threshold”. Evidentemente; el threshold es una marca de referencia, no una “guillotina” que corta todo lo que pasa por ella. Se da por hecho que el threshold y el ratio deben ir relacionados; debes configurar un nivel de threshold lo bastante bajo, teniendo en cuenta el ratio, para que los dB que pasen no lleguen a distorsionar, saliéndose por encima den? 0 dB. Aquí entra en juego el concepto de headroom; el “espacio de seguridad” al que nos referíamos. Si tienes un headroom amplio, podras jugar con ajustes más extremos. Si estás en trance permanente de distorsionar la señal, tendras que manejar estos controles con mayor precisión.

La técnica más recomendable es ajustar el ratio primero, y luego ir moviendo el threshold hasta que notes que la señal empieza a comprimirse (esto lo verás fácilmente en los medidores de tu mesa, cuando veas que las distorsiones de la señal empiezan a desaparecer, cayendo el nivel a un rango más uniforme). Ten clara una cosa: si tu señal es demasiado débil, y el threshold está demasiado alto, nunca funcionará el compresor. Si tu señal, digamos, solo alcanza cotas de -5 dB y el threshold está a -2 dB, es evidente que el compresor no actuará.

· Ataque (attack): Este parámetro decide con qué rapidez actuará el compresor cuando aparezcan los picos (cuando la señal supere el umbral de threshold). Nos servirá para adaptar el funcionamiento del compresor a la naturaleza de la fuente de sonido. Por ejemplo: algunos instrumentos tiene un ataque muy rápido (es decir, suenan de inmediato, tan pronto como son tocados). Así pues, para este tipo de sonidos (como los de bajo o bombo), necesitarás que el compresor actúe rápidamente, para que no se le escape ningun pico (tendrías que ajustar el ataque a un valor bajo o nulo).

· Liberación (release): El parámetro de liberación marca la velocidad con que el compresor deja de actuar sobre la señal una vez que ésta, despues de picar, ha bajado ya del nivel de threshold (cuando ya no necesita ser comprimida). Si ajustas la liberación a un valor largo, conseguirás una señal más sostenida. Si es corto, la señal caerá de nivel más rapidamente.

· Ganancia de salida (output gain): Cuando has ajustado ya el threshold y el compresor está actuando, tu nivel nominal se verá reducido dependiendo de la cantidad de compresión que apliques, y así la señal, aunque comprimida, se escuchará con menor volumen. Este parámetro se utiliza para corregir ese efecto y restablecer el nivel de nuevo. Usa este ajuste con cuidado: aumentando de nuevo el nivel, estás aumentando también el nivel de ruido de fondo que llega aumentado después de la compresión. Para evitar esto, procura que llegue la mayor cantidad de señal pura posible al compresor, con el mínimo ruido.

· Knee: Este parámetro no lo llevan todos los compresores, pero no es raro encontrárselo. Hay dos tipos de “knee” (rodilla): hard-knee y soft-knee. El ajuste hard-knee supone que la señal será comprimida de inmediato en la proporción marcada por el ratio tan pronto alcance el nivel de threshold. El ajuste soft-knee hace esto de una manera más suave, aplicando la compresión no toda de golpe, consiguiendo así un sonido menos abrupto. Típicamente, los sonidos que requieren pegada, como el bajo y el bombo, se comprimen con “hard-knee”. Algunos compresores te permiten también escoger valores intermedios entre estos dos extremos, para controlar mejor el sonido.
Según se desprende de lo que Xabier Blanco expone podemos deducir que la voz de una grabación de cuña tiene poca dinámica ya que se mantiene un volumen y entonación parejos a lo largo del tiempo, por lo tanto requerirá poca compresión, podemos empezar con un ratio 2:1
Para las voces en general se usan tiempos de ataque (Attack) corto y de liberación (Release) medio, largos
Luego podemos subir el ratio paulatinamente sin llegar a la distorsión y sin aplanar demasiado la voz, recuerda que cuanto mas comprimimos mas dinámica le quitamos a la voz.

En la imagen se ven los valores usados para nuestra grabación, pueden servir de punto de partida.

compresion

Finalmente vamos a Normalizar el volumen para evitar cualquier distorsión indeseada. “Efecto” “Normalizado”

normalizar

Recuerden que no es una receta, la idea de este tutorial es tener una guía de consulta a la hora de hacer nuestra cuña de radio.

Hemos comenzado con el tratamiento y grabación de la voz que es primordial en una cuña, sobre edición de audio con Audacity seguramente encuentren muchos tutoriales, algunos aquí mismo, de todas formas no descarto en el futuro algún tuto sobre el acondicionamiento de la música o efectos de la cuña.

Decir también que lo explicado aquí vale también para producciones de cortos sobre distintos temas, jingles y separadores.

Para terminar les dejo el audio de la voz ya tratada según se vimos a lo largo del tutorial y con los valores mostrados en todas las imágenes del mismo.
No van a notar grandes cambios con el audio original y eso se debe precisamente a que como explicáramos al principio se han cuidado todas las etapas, desde el momento de la grabación y por supuesto influye también la profesionalidad de nuestra locutora. Pueden descargar el audio original sin tratamiento desde este enlace y practicar con el.

http://www.ivoox.com/cuna-tratada-audacity_md_8937018_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Anuncios

Un comentario en “Como tratar voces para cuñas de radio con Audacity II

  1. Pingback: Tratamiento de voces para cuñas con Audacity (Video) – radioliberada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s